//
estás leyendo...
Internacional

El mundo está patas arriba


Vivimos un choque de fallas. En nuestro continente, décadas de políticas neoliberales han acabado dándose de bruces con una crisis que ya empieza a ser un desastre humanitario, y, como producto de la misma y los planes de ajuste para superarla, con una contestación ciudadana que está haciendo posible nuevas realidades.

En Islandia, se dice ‘no’ a la devolución de la odiosa deuda odiosa y se sienta a los culpables del desastre financiero en el banquillo. En Grecia, las calles hierven entre huelgas y manifestaciones y los ciudadanos van a decidir en referéndum, frente al enfado de mercados y los líderes fuertes europeos, si aceptan más “rescates” a cambio de más planes de ajuste y privatizaciones.

El norte de África une cada vez más lazos emocionales con los jóvenes europeos en su lucha para sacudirse de encima las viejas dictaduras. A lo largo de la última década, cada vez más países de América Latina han dicho ‘no’ a las políticas del FMI y van fraguando una alianza de gobiernos que defienden los mínimos servicios públicos para que sus habitantes vivan con dignidad ante las embestidas del mercado internacional.

Mientras tanto, el todopoderoso vecino del norte, EE.UU., ve disputada su hegemonia mundial por gigantes que hasta ahora eran lugares olvidados del tercer mundo: China, India y Brasil. Además, en su seno toma fuerza el movimiento ‘Occupy’, heredero del español 15M, que a su vez es heredero de la plaza Tahrir.

Palestina es miembro de la UNESCO ante la mirada rabiosa de Israel, quien sigue, por cierto, expandiendo sus asentamientos en tierra ocupada mientras pide manejar, sin supervisión de organismos neutrales, la negociación con sus vecinos. La perversa idea de dejar que negocien solos David y Goliath. Por si fuera poco, dos barcos, Tahrir (canadiense) y Saoirse (irlandés) parten en estos momentos rumbo a gaza con la esperanza de romper el bloqueo y servir de feliz epílogo a la frustrada ‘Flotilla de la Libertad’.

El mundo está patas arriba y lo más emocionante de todo es que el que pone en orden el planeta ya no puede decidir, sin resistencia, en su cada vez más débil monopolio, cuál es el lugar que le corresponde a cada cosa. Las estructuras de dominación fueron cuestionadas a nivel global un 15 de octubre, cuando más de un millón de personas sacó los colores incluso a los gobiernos occidentales, esos que querían hacernos creer que las dictaduras sólo estaban fuera, más allá de nuestras fronteras.

El mundo está patas arriba y nosotros, en este aparente caos de choque de modelos y derrumbe de viejos esquemas, podemos por fin poner los pies en la tierra y aprender a caminar.

Anuncios

Acerca de Eduardo Muriel

Especialista en Marketing Digital en @Fotocasa (@SchibstedSpain) Adquisición y retención. Social Ads y Mobile App Mkt. Emigrante, como buen extremeño.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: