//
estás leyendo...
Internacional

Dictadores de pata negra, de marca blanca y… Kim Jong Il


Kim Jong Il junto a su hijo y heredero, Kim Jong Un

Hoy los diarios nos han recordado, con motivo de su muerte, lo tirano, déspota y extravagante que era el dictador coreano Kim Jong Il. Ningún rotativo ha escatimado en descalificaciones hacia el líder asiático. Yo, que conozco superficialmente el régimen coreano, prefiero abstenerme de opinar sobre el tema.

Sin embargo no puedo evitar que me vengan a la cabeza las siempre odiosas —pero esclarecedoras— comparaciones. Y es que hay dictadores buenos y dictadores malos, malísimos.

Por ejemplo, está claro que Mohamed VI, el rey de Marruecos, es un dictador de los buenos. Zapatero y otros líderes occidentales siempre han trabajado para que existiera un “entendimiento profundo” y un “progreso compartido”. Incluso apoyan las reformas políticas que, supuestamente, democratizan el país árabe, cuando cualquiera que lea la nueva Constitución marroquí verá que ahí quien sigue ejerciendo el control es el monarca. De democracia hay muy poco, pero da igual que lo denuncien miles de marroquíes en las calles. Y no creo que haga falta hablar de la represión al pueblo saharaui, con los desmantelamientos a sangre y fuego del campamento de Gdeim Izik en 2009 como uno de los más graves episodios de los últimos años.

El rey español, Juan Carlos I, junto al rey saudí ya fallecido, Fahd

Otra dictadura de las buenas es la de Arabia Saudí. La familia real de la gasolinera del mundo es un ejemplo de hombres de negocio. Es decir, de dictadores de pata negra. Son accionistas de bancos, medios de comunicación, inmobiliarias a lo largo y ancho de occidente y oriente. El sobrino del actual monarca, Alwaleed bin Talal, acaba de anunciar su entrada en el accionariado de Twitter. Es el segundo inversor del grupo mediático News Corporation, con decenas de medios en Europa y EEUU, e hizo negocios con Urdangarín en el norte de África. Talal es sólo un ejemplo del perfil de emprendedor tan querido por nuestras democracias y que tanto abunda en la familia de los petrodólares. Eso sí, de derechos humanos, en Arabia Saudí, mejor no hablar. Allí la interpretación de la ley islámica es tan atroz que las mujeres no pueden ni siquiera conducir. O las decapitan por brujeria. Llama la atención que a la muerte del rey Fahd, en 2005, la mayoría de las crónicas de los periódicos no incluyesen los términos “dictador”, “tirano”, o “autoritario”. Ah, y nuestro rey, Juan Carlos I, conocido amigo de la familia real saudí, envió un sentido telegrama de pésame.

Pero, eso sí, no todos los dictadores buenos lo son eternamente. Para ser modelo a seguir no basta con tener negocios con Occidente, hay que mantenerlos. Si no que se lo digan a Gadafi. Pasó de tener la colaboración de los servicios secretos de EEUU y Reino Unido para atrapar a disidentes, o de plantar su jaima en las democracias occidentales, a ser intervenido militarmente por estos países. ¿Qué cambió? Dos años antes de que los invasores se lanzasen a repartirse el petróleo libio, Gadafi amenazó con nacionalizarlo para controlar los precios, que no dejaban de subir. Quizás el tiempo nos confirme cuál fue la causa de la intervención. El caso es que pasó de amigo a enemigo de Occidente de repente y no parece que éste sea muy sensible al déficit de derechos humanos en otros lugares del globo.

Por último, está el dictador malo, malísimo, tipo Kim Jong Il, que exige imaginación a dirigentes y medios para ofrecer un amplio abanico de insultos y descalificaciones. Corea del Norte nacionalizó los recursos de su país y se opuso al modelo económico estadounidense.

Y yo me pregunto, ¿por qué unos regímenes son tan malos y otros tan buenos?

Anuncios

Acerca de Eduardo Muriel

Periodista y comunicador social. Actualmente vivo en Barcelona y desde allí colaboro con La Marea y escribo una columna en El Correo Extremadura

Comentarios

3 comentarios en “Dictadores de pata negra, de marca blanca y… Kim Jong Il

  1. Sin dejar de suscribirme a lo que has apuntado con mucho acierto en tu reflexión, me gustaría comentarte dos cosas muy brevemente. Que el difunto dictador sea enemigo de EEUU no lo hace bueno. Bajo su dictadura y la de su padre, las zonas rurales del país se han convertido en un cementerio, debido a la corrupción y al mantenimiento de un programa militar insostenible para un país casi sin recursos naturales más allá de la agricultura. Por lo poco que se logra filtrar, ya que los habitantes de este país, que tiene un par de centenares de páginas web, todas gubernamentales, está aislado por voluntad de sus dictadores y los norcoreanos están sometido a un sistema de manipulación tan bien implantado que daría envidia a Hitler. No quiero citar datos estadísticos de pobreza, acceso a la alimentación, etc, porque es innecesario. No sé si existe un ranking de dictadores, pero creo que a partir de cierto punto, todos son iguales. La única dinastía comunista de la historia ha devastado el país y lo va a seguir haciendo a espaldas de Occidente.
    Por otra parte, como bien indicas la sharia prohíbe la conducción a las mujeres, pero no es exactamente por la interpretación de Corán, sino por la escuela jurídica implantada en Arabia Saudí, la escuela hanbalí, la menos intelectual de las cuatros que existen y la más radical en cuanto a la selección de fuentes para emitir leyes y penas, que, para ellos, es la sunna y el Corán. Es decir, excluyen dos fuentes de las que disponen la mayor parte del mundo musulmán para crear leyes, el consenso y la reflexión. Esto es una explicación burda, pero espero que te sirva para mejorar los próximos artículos. Felicidades!

    Publicado por Yussef. | 20 diciembre, 2011, 22:39
    • Hola Yussef, gracias por tu comentario. Me apunto tu corrección sobre la ‘sharia’ y la cuestión jurídica de Arabia Saudí. Es un tema en el que aún me queda mucho por aprender.

      En cuanto a lo de su oposición a EEUU, creo, igual que tú, que eso no hace bueno el régimen de Corea del Norte. Lo que trataba de apuntar precisamente es que EEUU y la UE sí toman ese criterio para decir quiénes son dictadores ‘modernizadores’ y quiénes son perversos, y en base a eso justifican intervenciones militares según sus intereses económicos.

      Un saludo

      Publicado por Eduardo Muriel | 20 diciembre, 2011, 22:58

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: