//
estás leyendo...
Derechos Humanos, Medios de comunicación

Agredir a un periodista en España sale gratis


La semana pasada, Reporteros Sin Fronteras publicó su informe de 2011 sobre el estado de la libertad de prensa en el mundo. En él, algo que llamó la atención es que los EEUU habían caído 27 puestos, ni más ni menos, hasta parar en el 47º, por debajo de países como Sudáfrica, Namibia, Costa Rica o incluso España. ¿El motivo? Según la organización de periodistas, el descenso había sido debido “a las numerosas detenciones de periodistas que cubrían las marchas del movimiento Occupy Wall Street”.

En este punto es donde el informe me chirría un poco. ¿Por qué España, donde el trato a periodistas e informadores no ha sido ejemplar este año, se ha mantenido en el puesto 39º? La libertad de prensa en España, igual que en Francia -aseguran-, incluso “mejoró un poco”. Sin embargo, a la luz del trato que recibieron muchas de las personas que cubrieron distintas manifestaciones, podemos, por lo menos, disentir de esa supuesta mejoría. Además, los policías antidisturbios no suelen ir identificados, lo que crea unas condiciones de impunidad inaceptables.

El fotógrafo Daniel Nuevo, cámara en ristre, cazó el instante en que un grupo de policías agredía a una menor y a su novio tras una marcha laica, durante la visita del Papa, el pasado verano. Nuevo siguió las instrucciones de los mismos agentes, se colocó donde ellos quisieron. De poco sirvió. Cuando los jóvenes agredidos habían escapado, varios antidisturbios se le acercaron y le golpearon, hasta que uno le dio en la nuca y el fotógrafo cayó al suelo, donde lo dejaron, sin darle el obligado socorro. Tras unos instantes, Daniel recogió sus cosas del suelo y se alejó por su propio pie (aquí lo cuenta personalmente). En cierto sentido tuvo suerte, o eso creía. La agresión había sido recogida en vídeo por otra persona desde la acera de en frente.

No le sirvió de mucho. Cinco meses después, el fallo del juez ha sido absolución para dos de los tres imputados y sólo un subinspector permanece pendiente de sanción. Daniel Nuevo ha ironizado sobre esto en su blog. “Para poder absolver antes ha debido haber una acusación, es la premisa necesaria para que se pueda hablar de absolución. Sin embargo, tras leer la noticia veo que sencillamente se ha “archivado el expediente disciplinario….” (quizá habría sido más descriptivo…). Nadie ha sido absuelto porque no se ha celebrado juicio. De hecho el Juzgado prácticamente no ha podido comenzar su trabajo debido a la inestimable colaboración de la Delegación del Gobierno de Madrid dirigida por Dolores Carrión y su silencio”, escribía.

Daniel Nuevo ha dado en el clavo de la importancia de que se investiguen estos hechos: “Lo que menos acierto a comprender de toda esta situación es el corporativismo mal entendido. En cualquier profesión hay personas que infringen reglas, leyes, conceptos éticos…es una realidad y de ella no se salva ninguna. Que haya algunos miembros de la UIP a los que les guste ir dando palizas no significa que sea algo extensivo al Cuerpo Nacional de Policía. Me merecen una consideración muy diferente ,por ejemplo, personas como los agentes que perdieron la vida el domingo en A Coruña intentando salvar a dos jóvenes del mar. Entendían su profesión como un servicio público, lo que es”. Lo que se perpetúa es la impunidad y, con ella, este tipo de actos.

Una de las fotos que hizo Daniel Nuevo antes de ser agredido por la policía.

Sin embargo, Daniel no ha sido el único en sufrir agresiones de las fuerzas de seguridad a lo largo del 2011. No es lo mismo informar a golpe de teletipo o comunicado, que desde el lugar de los hechos. Aquí va una pequeña lista de periodistas e informadores que han visto su trabajo impedido o dificultado por la violencia policial.

Otros periodistas agredidos en 2011

Jonás Candalija, periodista, se desahogó en un post. En él narraba cómo se habían burlado de él durante una de las marchas laicas, le habían amenazado y agredido, mientras esperaba a que liberasen a su compañera, también periodista, Lidia Ucher. “Si te queremos pegar, lo vamos a hacer sin que nos vea nadie, periolisto”, le advirtieron los agentes, que no quisieron identificarse en ningún momento.

Lidia Ucher, también periodista, se encontraba en una de las marchas laicas junto a Jonás. De nada le valió su acreditación de prensa al ser retenida y agredida verbal y físicamente por agentes de la policía antidisturbios. “Me arrastran  desde esquina de calle Mayor con Sol hasta la furgona, que está a la altura de la calle Correo. Me quejo, me hacen daño, me fuerzan más, me insultan y me gritan. ”Te duele, ¿eh?, ahora sí que te vas a enterar…” Me hacen mucho daño. Me estampan la cabeza contra la puerta de la furgona, con las manos atrás”, relata.

Ella misma cuenta los hechos en la publicación ‘Periodismo Humano’. También lo hizo en un vídeo publicado en Vúdeo.

Gorka Ramos, periodista de lainformación.com, también tuvo su ración de exceso policial. Recuerdo especialmente los hechos porque me tocó escribir la noticia en Público. Doce policías le rodean y le agreden, a pesar de que Ramos les informa de que es periodista. En el suelo, algunos siguen dándole golpes. Pasó la noche en el calabozo. También fue cazado el momento con un vídeo (a partir del minuto 8).

Edu León, fotoperiodista de Diagonal, es un viejo conocido de la policía madrileña. Edu se dedica al sano oficio de capturar con su cámara redadas ilegales contra inmigrantes, que en Madrid se realizan de forma indiscriminada. Como él mismo cuenta, ha sido detenido en varias ocasiones y le han incautado varias veces sus herramientas de trabajo. Aún así, él sigue haciendo lo que mejor sabe: informar. La última vez que tuvo un encontronazo con la policía fue el pasado diciembre, cuando fue acusado de “agresión con cámara fotográfica” a un agente, mientras cubría un desahucio. Surrealista, pero cierto. Varios testigos, entre ellos varios periodistas, aseguran que la actitud de Edu fue pacífica en todo momento.

Edu León en el momento de su detención.

Paloma Aznar, periodista, fue otra de las personas agredidas durante las marchas laicas. Aznar intentaba capturar el momento en el que unos agentes golpeaban a una joven, en un callejón, tras el edificio oficial de la Comunidad de Madrid. Le golpearon en las piernas, a pesar de que diez minutos antes se había identificado como periodista ante los agentes y que tras la agresión se desplazó, como pudo, hasta la plaza de Jacinto Benavente donde fue atendida por el personal de una heladería, ya que los agentes “no llamaron ni al Samur”.

Patricia Horrillo, periodista, llevaba su identificación de periodista perfectamente visible, colgada del cuello, pero tampoco le sirvió de mucho. Un policía se la quita, la amenaza (“Como te pegue una hostia…”), la golpea, la retienen en una furgoneta y le intentan meter miedo con ponerle unas esposas. Ella misma grabó el momento.

Otros, como Manuel Cuellar, de El País, denunciaron la falta de respeto al trabajo de los periodistas durante las marchas laicas.

Tuit de Manuel Cuellar.

Y otros tantos. Stéphan M. Grueso, los fotógrafos del colectivo Fotogracción

Precisamente, que un periodista esté en el lugar de los hechos y pueda actuar sin presiones es lo que marca la diferencia a la hora de transmitir una información veraz. Por eso es importante defender a estos periodistas e informadores.

—————————————————-

Puedes seguirme en Twitter: @eduardomuriel

Anuncios

Acerca de Eduardo Muriel

Periodista y comunicador social. Actualmente vivo en Barcelona y desde allí colaboro con La Marea y escribo una columna en El Correo Extremadura

Comentarios

Un comentario en “Agredir a un periodista en España sale gratis

  1. Sanción a la compañera Tania.
    LA UNED QUIERE SANCIONAR A LA DELEGADA DE LA SECCIÓN SINDICAL DE CNT EN ESTA UNIVERSIDAD CON 4 AÑOS Y MEDIO DE SUSPENSIÓN DE EMPLEO Y SUELDO.

    Finalmente se han cumplido los peores presagios y parece ser que nuestra compañera Tania, personal laboral de la UNED, será sancionada por defender dos de los pilares básicos de la Universidad Pública: la opinión crítica y la libertad de expresión. Todo ello propiciado por un procedimiento disciplinario plagado de mentiras y tergiversaciones y que se ampara en la más absoluta ignorancia, en el servilismo más vergonzoso a los patrocinadores privados de la universidad y en el desprecio absoluto de los derechos más básicos, como ya sabréis todos los que os habéis interesado por el desarrollo de esta agresión.

    El ínclito instructor de este procedimiento disciplinario propone una sanción de cuatro años y medio de suspensión de empleo y sueldo a nuestra compañera. Se trata de un despido de facto sin ninguna base jurídica, que atenta no sólo contra los derechos más fundamentales sino contra toda forma de sentido común, niega el derecho a paro y pone en peligro su inminente baja de maternidad. Estamos siendo testigos de un atropello descarado y flagrante de los derechos y dignidad de una trabajadora y, además, asistimos a una nueva forma de despilfarro de dinero “público” consistente en emplear recursos estatales para ejercer el acoso sindical y laboral sobre nuestra compañera, a sabiendas de que en vía jurisdiccional la sanción no tiene ninguna posibilidad de prosperar, por su absoluta carencia de base. Acusan de mala fe a Tania, la acusan asimismo de deslealtad institucional, todo por realizar su trabajo de modo irreprochable. Y, sin embargo, donde es manifiesta la mala fe es en la mentira que preña todo este procedimiento disciplinario desde sus inicios al proceder del instructor, pasando por las pruebas hasta la sanción que se propone.

    En esta fase final del procedimiento, los tres cargos iniciales se han quedado en dos, eliminándose el que concierne a la “desconsideración” de las preguntas formuladas a Luis Abril, directivo de Telefónica, en el ejercicio de su trabajo: cubrir la noticia de la Jornada de la Cátedra UNED-Telefónica de Responsabilidad Social Corporativa. Esta noticia fue emitida en el programa UNED de La 2 el 24 de junio de 2011, con repetición el 26 de junio.

    – 18 meses de sanción de empleo y sueldo por, según el instructor, insertar en esa noticia imágenes de la protesta de trabajadores que se produjo a las puertas de la citada Jornada.

    – 3 años de sanción de empleo y sueldo por, según el instructor, continuar accesible el citado video en su blog personal. La compañera ha insistido en todas sus declaraciones y alegaciones que es la propia UNED la que publica el video y ofrece el código EMBED que permite difundirlo en blogs y webs. Además, ha explicado de forma reiterada que, una vez que la UNED suprima el video, aparecerá una ventana vacía en su blog y será imposible su visionado. A pesar de ello, el instructor insiste en sus absurdos cargos.

    Quizás alguien piense que con este tipo de acusaciones es posible engañar a personas poco habituadas al funcionamiento de internet pero es especialmente significativo que esto suceda en una universidad que ofrece un Grado en Ingeniería Informática y a la que se le presupone, dada su peculiaridad de ser una universidad a distancia, estar a la vanguardia de los avances en TICs (nuevas tecnologías de la información y la comunicación). Por supuesto, el blog permanece actualmente “congelado” para facilitar la aclaración de estos hechos e impedir la eliminación de pruebas esenciales para su defensa.

    Diferentes medios se han hecho eco de esta injusticia, dejando en evidencia la mala fe disfrazada de ignorancia tecnológica de este expediente, e incluso incrustando también el citado video publicado por la UNED:

    http://www.diagonalperiodico.net/La-UNED-castiga-a-una-trabajadora.html

    http://www.internautas.org/html/6860.html

    Hay que parar este ataque a la libertad sindical y de expresión. Porque esto es sólo el primer paso en el camino hacia una nueva servidumbre en la que nos quieren callados e ignorantes acerca de los desmanes y la arbitrariedad de las cúpulas gobernantes.

    A partir de hoy pondremos en marcha una campaña de solidaridad con la compañera Tania en la que instaremos a los compañeros trabajadores de la UNED a que expresen mediante su firma su rechazo a esta injusticia y a que si lo desean, se sumen a los piquetes y otras formas de lucha que vamos a emprender. Os rogamos encarecidamente que apoyéis esta campaña porque de su buena acogida depende el futuro inmediato de una compañera, de su baja de maternidad y lactancia, y el no verse obligada a soportar un proceso judicial en sus dos últimos meses de embarazo.

    Con vuestra firma no sólo estaréis apoyando a Tania sino rechazando el modelo de universidad que se nos quiere imponer, de trabajadores sumisos y en cuyo seno no hay lugar para la crítica, en contra de todos los principios que supuestamente inspiraron la creación de las universidades y en contra de la propia LOU.

    ¡SOLIDARIDAD CON TANIA, COMPAÑERA EXPEDIENTADA!

    (Pinchando en el enlace de más abajo podréis descargaros la hoja de firmas en apoyo de nuestra compañera). Sólo tenéis que descargárosla, firmar y enviar por correspondencia interna a:
    Sergio Muñoz – Facultad de Filosofía- Delegado de Organización de Sección Sindical de CNT en la UNED

    Hoja de firmas

    Publicado por oskar | 1 febrero, 2012, 13:49

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: