//
estás leyendo...
Medios de comunicación

Público agoniza, los periodistas buscamos el camino


La despedida ‘oficial’ del director, Jesús Marañana, el adiós desconcertado y de tintes lorquianos del columnista Antonio Avendaño, el gracias plagado de consejos y recuerdos de Luis Matías López, las metáforas zapateras (nada que ver con el ex presidente) de Henrique Mariño, el lamento desde la izquierda del profesor universitario Juan Carlos Monedero, el optimismo juvenil y cargado de futuro de mi compañero de web, Héctor Juanatey, la maldición sobre la CEOE de David Bollero, el análisis concienzudo y desde el punto de vista empresarial del periodista Juan Varela…

Poco se podía decir ya del cierre de la versión papel del diario Público. Sin embargo, aún quedaban algunos asuntos en la recámara. Uno de ellos es el que destaca el periodista Pascual Serrano, que, en un excelente artículo, hace una crítica de la gestión de un periódico que siempre ha pretendido informar desde la izquierda:

Cuando los directivos y accionistas de Público veían que se acercaban al abismo pidieron ayuda a los lectores, apelaron a nuestro compromiso con un medio de izquierdas. Era lógico que así lo hicieran, pero para pedir ayuda a los ‘camaradas’ hay que poner las cartas sobre la mesa: compartir la contabilidad, hacer públicos los sueldos y honorarios de todos los que trabajan, ofrecer cauces de participación para la selección de los contenidos, firmas y sueldos; y probablemente cambiar el modelo de accionariado. En Italia, ‘Il Manifesto’ también ha declarado recientemente suspensión de pagos, pero ellos llevan años explicando su política salarial y exponiendo a los lectores su contabilidad

Eso sí, a Serrano, la crítica al modelo no le impide reconocer que “antes de Público, con todos sus errores y contradicciones, estábamos peor” y, de paso, criticar a esa izquierda (los lectores) que ve pasar sus trenes informativos sin levantar mucho la voz y sin hacer nada para evitar que se estrellen. “La izquierda no puede estar pidiendo información gratis, reportajes gratis y periodismo gratis y luego quejarse con tristeza cuando ve cómo las iniciativas terminan arruinadas. O pagamos nosotros o pagan los poderes públicos”, razona.

Lo que está claro es que el cierre de Público será una gran pérdida, más allá de su cuestionable modelo empresarial o sus lógicas contradicciones y errores. El valor del factor humano, de sus periodistas, sobre todo de los más jóvenes, era incuestionable. Ya no podremos leer, diariamente, las crónicas sobre los indignados o movimientos sociales con la sensibilidad y el rigor con los que las escriben Elena Herrera o Ana Requena. Tampoco la exhaustividad de artesano con la que construye sus artículos Juanma Romero, que hacía seguimiento de las actividades de Izquierda Unida. Ni los reportajes magistrales de Pere Rusiñol sobre temas legales, económicos o políticos. Ni tantos otros. Tantos que nombrarlos a todos aquí es demasiado.

Dicen que son malos tiempos para vivir del periodismo, con la paradoja de que las herramientas al servicio de éste son cada vez más potentes y accesibles. Quizás sea eso precisamente lo que hace que los periodistas seamos menos necesarios (¿lo somos?). Ni si quiera los gurús se ponen de acuerdo en de qué manera lo somos, así que no pretenderé resolverlo yo. Además, el único que da la razón, en estos asuntos, es el tiempo.

Todos los medios españoles están en crisis. Ni si quiera cabeceras tan potentes a nivel español como El Mundo se salvarían si no fuera porque tienen un gran grupo empresarial detrás que, desde Italia, la va financiando periódicamente. También El País tiene un fondo de inversor estadounidense, el grupo Liberty, como mayor propietario.

Pero sólo mirar a estos modelos sería engañarse. Hay otros ejemplos de gestión de medios de comunicación que, aunque con dificultades, está funcionando. Tenemos a Diagonal, una cooperativa informativa que se mantiene a través de suscripciones y tiene en nómina ya a una modesta plantilla de periodistas y a un extenso número de colaboradores. También a Le Monde Diplomatique, un mensual nacido en Francia y que ya se publica en 62 ediciones a lo largo de todo el mundo, en  el que sus trabajadores tienen el 24% del capital y los lectores un 25%, con lo que juntos sobrepasan la mayoría de bloqueo de decisiones y tienen un poder considerable en la gestión de la cabecera. Y tantos otros. Pasan dificultades, pero ahí siguen, apostando además por una línea editorial diferenciada a la del resto de medios.

“Siempre es una pena que un periódico desaparezca, más aún cuando se trata de uno tan bien hecho, tan afín, tan hermano. Un abrazo a todos los compañeros de Público”. El mensaje lo dejaba ayer el diario mexicano La Jornada en lo alto de la portada en su edición de papel. Ellos se organizan en una cooperativa que tiene como objetivo impedir que sus socios acumulen acciones para asegurar la pluralidad. Es otro ejemplo que nos viene cargado de cariño, apoyo y ánimos desde el otro lado del Atlántico.

El periodismo no está muerto. Los periodistas seguimos aquí. Y tenemos ganas de seguir contando historias. Así de sencillo.

Anuncios

Acerca de Eduardo Muriel

Especialista en Marketing Digital en @Fotocasa (@SchibstedSpain) Adquisición y retención. Social Ads y Mobile App Mkt. Emigrante, como buen extremeño.

Comentarios

2 comentarios en “Público agoniza, los periodistas buscamos el camino

  1. Amigo Eduardo, la desaparición de un periódico es doloroso por doble motivo: una voz que desaparece en el horizonte informativo y, a la vez, un acercamiento a la triste certeza que las cabeceras en papel quizás tengan los días contados, más allá de afanes cafeteros y domingueros. Pero, de igual manera que ocurrió con Diario 16, perder un lugar en el que la atención a determinados asuntos no era excepcional, con columnistas y redactores animados por expresar visiones sin pensar en el despacho editorial… es trágico.

    http://casaquerida.com/2012/02/24/el-desolador-funeral-publico/

    Publicado por tinejo | 26 febrero, 2012, 14:56
  2. Por alusiones a este texto, aquí te va el enlace donde en se le hace referencia: http://mediocracia.prazapublica.com/post/18724597756/sociedade-civil-e-liberdade-de-prensa

    Mucha fuerza para la batalla que déis en Público Eduardo, pensad que los lectores os apoyarán a vosotros y no a los editores,

    Un saludo

    Publicado por Iván Xil | 4 marzo, 2012, 21:43

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: