//
estás leyendo...
Derechos Humanos

La reforma de la Sanidad: nos la jugamos todos, no sólo los ‘sin papeles’


Este sábado estuve en una asamblea de la plataforma Yo Sí Sanidad Universal a la que asistieron unas cuarenta personas, entre las que había médicos, enfermeros, farmacéuticos, ciudadanos de a pie y representantes de colectivos de inmigrantes. El objetivo era articular el movimiento de oposición a la entrada en vigor del Real Decreto que deja fuera de la sanidad universal y gratuita a varios colectivos, entre ellos inmigrantes sin papeles, pensionistas (medicamentazo), etc. La sensación que me dio fue muy buena: había presentes portavoces de muchas asociaciones.

Aquella asamblea cambió mi manera de percibir esta reforma. Hasta ese momento, tenía la idea de que el decreto afectaba a los sin papeles, casi exclusivamente. Era un drama humano, terrible, pero aún algo externo a la mayoría. Sin embargo, no se trata sólo de la exclusión de los irregulares: lo fundamental de la reforma es que provoca un cambio de modelo, de uno universal a otro que diferencia entre asegurados y no asegurados.

Por eso, el nuevo sistema sanitario será uno más suceptible de ser degradado, fragmentado, pauperizado y, en última instancia, privatizado. El médico ve cómo cambia su estatus, ahora no atiende sin más, ahora cobra según si su paciente está “asegurado”. Con esta reforma se sientan las bases de un sistema de salud precario que camina hacia el modelo estadounidense. En el país norteamericano, mueren 72 personas al día por no poder pagar un futuro médico.

Diferencias entre un sistema de salud universal y otro por seguros, en palabras de la plataforma Yo Sí Sanidad Universal:

1- Sistema Universal: Es aquel que se define por prestar la MISMA atención sanitaria a TODOS los que se encuentran sobre el territorio o nación donde se aplica. Esto no es necesariamente equivalente a que su financiación (quién lo paga) gestión (quién lo organiza) y servicios (hospitales, etc) sean dados por el Estado, pero en la práctica, por su misma naturaleza (mismo servicio a todos los ciudadanos) suele ser así.

Más “eficientes”: Los Sistemas de Atención Universal han demostrado –tanto en los países desarrollados como en los “no desarrollados” ser los más “eficientes”. Es decir, los que más beneficios obtienen para lo que invierten.

Por qué: Porque se ha comprobado que la Salud ofrecida a TODOS es un factor esencial para el desarrollo económico de un país:

• Trabajadores sanos,

• tranquilidad y cohesión social sin grupos excluídos del derecho humano más básico, la Salud.

• Responsabilidad del Estado sobre la Salud Pública (vacunaciones, detección rápida de enfermedades como el Cáncer –antes de que sea intratable y por tanto más caro para todos- detección rápida de focos de epidemias (infecciosas o tóxicas, como fue la colza), evitar la aparición de clínicas o farmacias que ofrezcan productos de mala calidad a la población sin recursos (sin seguro) y un largo etc.

Esta opinión es la postura extendida entre todos los Especialistas de Salud Pública: Población sana y cohesionada (por compartir un derecho básico como este) es esencial para el Desarrollo de un país. Y probablemente lo es aún más para salir de una crisis económica y social como la nuestra. De hecho, la ausencia de este tipo de Sistema es considerado por los economistas como la mayor debilidad y amenaza para el único país “rico” que no lo posee: EEUU.

2- Sistema NO Universal. Sistema por Seguros Médicos: Consiste en que la Atención a cada persona es pagada (y en ocasiones también gestionada y ofrecida) por la suscripción de esa persona a un Seguro. Hay muchas modalidades. Por ejemplo, la persona puede estar suscrita a un Seguro estatal (“público”) o privado o a ambos. La atención (en un hospital, por ejemplo) será pagada por este Seguro (público o privado) de forma total o parcial (modalidad mixta, el Estado paga parte de la atención, es decir, subvenciona a estos Seguros). En esencia, e independiente de las versiones, lo fundamental en estos Sistemas es:

Solo recibe atención sanitaria quien de un modo u otro tiene uno de estos Seguros. En algunos países, como EEUU, existe además un sistema paralelo para gente sin recursos (sin seguro), llamado de “caridad” o “beneficiencia”, de forma que pueden acudir a Urgencias, dar a luz y vacunar y asistir a sus niños.

La atención sanitaria es diferente (tiene mayor o menor oferta de servicios) según el tipo de Seguro que cada persona tiene (Sanidad diferenciada)

Anuncios

Acerca de Eduardo Muriel

Periodista y comunicador social. Actualmente vivo en Barcelona y desde allí colaboro con La Marea y escribo una columna en El Correo Extremadura

Comentarios

Un comentario en “La reforma de la Sanidad: nos la jugamos todos, no sólo los ‘sin papeles’

  1. Enhorabuena por tu periodismo apegado a los intereses de los desfavorecidos y los olvidados por el sistema totalizador que anula a los individuos reduciéndolos a meros números estadísticos……. Ánimo :) !!

    Publicado por Von Weyrother | 10 septiembre, 2012, 0:07

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: