//
estás leyendo...
Política

Los primeros que “ocuparon” el Congreso fueron los mercados


Protesta el pasado 16 de septiembre frente al Parlamento portugués en Lisboa – Foto: EFE

La mayoría recordará aquella portada de La Razón en la que se mostraba a un Mariano Rajoy íntimo, que pasaba unas vacaciones en familia como cualquier ciudadano. “El presidente más familiar”, rezaba el titular, y debajo aparecía la siguiente frase: “Viajó en coche, y no en helicóptero, […] e incluso se llevó “tuppers” de la Moncloa”. Qué austero, ¿verdad? Pues va a ser que no. Hoy varios medios han publicado que sólo la cena de Rajoy en su viaje a Polonia durante la pasada Eurocopa costó 1.000 euros.

Esta noticia, junto a otras como la de que el Congreso gasta en viajes más de 19.000 euros por diputado, es representativa de los desfases de muchos de nuestros políticos y ya ni nos sorprenden. Que el dinero público se destine al capricho de alguien que debería ser un representante de todos nos parece algo normal. Hemos desarrollado tolerancia a la corrupción, pero los recortes se cargan sobre las espaldas de los ciudadanos. Mientras, la lógica indignación de la ciudadanía es criminalizada por muchas muestras que dé ésta de su pacifismo. Es el caso de la convocatoria ‘Ocupa el Congreso’.

Desde el Gobierno han acusado a sus promotores de querer dar un “golpe de Estado”, aunque las armas de los “golpistas” son sus pancartas y sus gargantas; han intoxicado la opinión pública con la supuesta participación de “grupos nazis”, cuando no existe ninguna evidencia ni reivindicación que apunte a ello (más bien todo lo contrario); han identificado a decenas de activistas en base a previsibles delitos futuros, al más puro estilo Minority Report (o de una dictadura, para dejar a un lado metáforas suaves y cinematográficas).

Y mientras, Portugal, ese país vecino al que miramos poco y tiene mucho que enseñarnos, vio la semana pasada cómo miles de manifestantes rodearon el Parlamento sin que ocurriese nada parecido a un golpe de Estado. Se vio como lo que fue: una protesta cívica. Lo que sí ha hecho el Gobierno portugués, en lugar de criminalizar a los manifestantes, ha sido revisar su propuesta de subida de impuestos.

Si el #25S es un golpe de Estado, ¿qué es esto?

1- Reformar la Constitución para que el pago de la deuda (y sus intereses) sea lo prioritario, dejando en segundo lugar las políticas sociales y el bienestar de los ciudadanos.

2- Concurrir a las elecciones con un programa electoral e incumplir lo que éste dice en cuanto a políticas sociales, impuestos, etc.

3- Entregar la soberanía del país, es decir, también del Congreso, al BCE y otras instituciones externas a las que nadie (ni en España ni en ningún lugar de Europa) ha votado: “El BCE asesora en secreto a Rajoy para mantener la apariencia de soberanía”, EcoDiario.

En realidad, los primeros que hicieron un ‘Ocupa el Congreso’ fueron los mercados. Por eso los promotores del 25S hablan de rescate. El de los ciudadanos.

Detalle de la citada portada de La Razón.

Anuncios

Acerca de Eduardo Muriel

Especialista en Marketing Digital en @Fotocasa (@SchibstedSpain) Adquisición y retención. Social Ads y Mobile App Mkt. Emigrante, como buen extremeño.

Comentarios

2 comentarios en “Los primeros que “ocuparon” el Congreso fueron los mercados

  1. Reblogged this on La mentira del sistema and commented:
    Que gran verdad!!

    Publicado por lamentiradelsistema | 25 septiembre, 2012, 0:45

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: