//
estás leyendo...
Varios

Podemos, entre el miedo a la traición y a lo desconocido


ImageHasta ahora no había escrito un artículo de opinión sobre Podemos, por una razón muy simple: no lo tengo claro. No tengo un titular, ni siquiera una entradilla que pueda resumir lo que pienso de Podemos, que, seguramente como le pase a muchos, me despierta sentimientos encontrados, contradictorios, de momento irresolubles.

Así que voy a escribir sobre lo que he visto hoy, en la presentación de lo que han llamado “Fase dos”, y sobre algunas consideraciones. Se quedarán muchas cosas en el tintero porque no quiero extenderme demasiado. El acto de hoy, que ha tenido lugar en el teatro Palafox, ha sido un éxito de asistencia: cientos de personas han abarrotado la sala y la organización ha tenido que habilitar otras tres de cine. Pero también ha sido un éxito porque que se respiraba ilusión, frescura. Ha habido palmas, algunos lemas, risas y comprensión ante los fallos técnicos y organizativos, normales en un proyecto que está empezando y no está hecho por profesionales. Entre el público había muchas caras conocidas, del 15-M, de las mareas, de colectivos sociales y, por supuesto, de organizaciones impulsoras o cercans a Podemos, como Izquierda Anticapitalista, Juventud sin Futuro, Contrapoder, etc. Se nota que hay ganas de tener una opción electoral en la que sentirse totalmente representado.

La supuesta presentación de la “fase dos” ha sido, en realidad, un mitin, donde han hablado las “caras mediáticas” -Juan Carlos Monedero, Íñigo Errejón, el propio Pablo Iglesias- intercalados entre activistas menos conocidos pero que dan ese toque de lucha de base al proyecto. El discurso es impecable y efectista, casi calcado al que ya propuso Julio Anguita hace meses, pero que añade una finalidad electoralista. Podemos, de hecho, es una suerte de Frente Cívico que se presenta a las urnas. Se sustituye la ideología de izquierdas en términos clásicos por la defensa de los derechos humanos. “Han hecho que sea radical defender cosas de sentido común”, decía Errejón durante su discurso. El análisis es que las etiquetas “izquierda” o “derecha” dan hoy por hoy malos resultados y se centran, para compensar, en una defensa “radical” de la Carta de Derechos Humanos -que tiene una imagen impoluta-, que incluye no sólo derechos políticos y sociales, sino también económicos (vivienda, energía, etc.). La maniobra se puede compartir o no, pero tiene sentido y capacidad aglutinadora en un contexto de sociedad despolitizada.

El discurso más emocional, como suele ocurrir, ha sido el de Juan Carlos Monedero, un gran orador. Hace reír, ilusiona y, en definitiva, tiene capacidad comunicativa. Hoy se puede destacar su ataque suave a IU, pese a que asegura que Podemos no va contra la federación. “Quien piense que esto va contra IU no ha entendido nada. Todo lo contrario, somos una fábrica de amor. ¿No es verdad acaso que en IU desde hace semanas quieren más a Alberto Garzón?”, espetó con ironía, provocando las risas del auditorio. Hay que apuntar que, tras la presentación de Podemos, hace unas semanas, el joven diputado de IU se puso en marcha y anunció que encabezaría una campaña por la “revolución social y democrática”, así que la broma no es inocente. Se diría que IU trata de compensar el tirón mediático de Pablo Iglesias con el de Garzón. Lo cierto es que, aunque se supone que Podemos no va contra IU, siempre hay referencias no del todo positivas a la federación. La mano tendida, pero, de vez en cuando, cae algún mordisco.

Volviendo al mitin, hay que destacar que ha sido poco más que eso: un mitin. No ha habido realmente una presentación de la “fase dos”. Se sabe que es la elaboración colectiva de un programa, en abstracto, pero no se ha concretado. ¿Cómo se articulan los círculos entre sí? ¿Qué hoja de ruta llevarán en sus discusiones? ¿Quién y cómo se puede unir a un círculo si no tiene Internet ni redes sociales? ¿Mediante qué proceso se pondrán en común las conclusiones de los círculos? ¿Cuál es el mecanismo? La gente salió de la presentación de la “fase dos” sin recibir ninguna información nueva en este sentido. En Internet se puede ver que hay mucha confusión incluso entre la gente que se supone que participa en estos círculos. No se aprovechó la ocasión para aclarar estas dudas, y las ideas de los discursos fueron las mismas que se llevan oyendo estas tres semanas atrás. Es verdad que los inicios son en su mayoría caóticos, así que habrá que ir viendo cómo evoluciona el proyecto. A veces se nos olvida que el invento lleva rodando sólo tres semanas.

Monedero ha detallado, eso sí, la base sobre la que luego se discutirá en los círculos, aunque todo esto ya se sabía. En primer lugar, se destaca, como indiqué antes, la defensa de la Declaración de Derechos Humanos. En segundo, el politólogo ha destacado la “honestidad” de las personas que forman el programa.. Después, ha afirmado que “el programa lo tiene que hacer la gente”. “Si los problemas son políticos, lo tiene que hacer el pueblo”, ha defendido. Y, por último, cinco ideas clave: libertad, igualdad, fraternidad, tierra y soberanía. Se sabe poco más, algo lógico en un proyecto que pretende que sean los ciudadanos los que afilen el programa. Aunque Pablo Iglesias ha complementado algo más el marco ideológico de podemos con la idea de que la democracia “es un movimiento expropiatorio”, en referencia a que los recursos y servicios básicos deben apartarse de la gestión privada para garantizar el bienestar de todos los ciudadanos.

Al llegar a casa, me he puesto a curiosear las opiniones de la gente en Twitter. Entre ellas, críticas muy comprensibles que hacen referencia al quizá excesivo personalismo, a los peligros de la falta de un programa definido, completo, y a otros temas. Pero también hay otras que no entiendo. Reconocidos militantes de izquierda o activistas de movimientos sociales, por ejemplo, lanzan ataques que me parecen totalmente deshonestos: sacando frases de contexto, ridiculizando detalles, retorciendo ideas hasta la manipulación. Si no hubiera estado en el acto y escuchado el discurso entero de cada uno de los ponentes, no recibiría de esta gente más que información falsa, demasiado parcial, desorientadora. Es decir, pura propaganda en contra. Hay que decir que también hay otros muchos militantes que no están de acuerdo con Podemos pero que no han caído en eso. Y es que creo que hay que ser más humildes cuando IU, por ejemplo, que es -de momento- la organización llamada a aglutinar electoralmente a la izquierda, no ha dado precisamente muestras de coherencia total. Hace falta humildad, sobre todo teniendo en cuenta que donde está el problema -o la clave- es precisamente entre la población abstencionista, mucha de ella sociológicamente de izquierdas pero desencantada.

En definitiva, creo que hay que darle un poco de vía libre a Podemos para que demuestre de qué pasta está hecho. Contradicciones tiene muchas, como cualquier partido o movimiento medio importante de izquierdas hoy en día, como también las tienen el 15-M, IU, el PCE. Pero se trata de que cada uno pruebe a caminar a su manera, porque aún nadie ha dado con la fórmula para ganar, es decir, para cambiar el país y hacerlo socialmente justo y humano. Y la abstención es un campo abonado cuyos frutos no debería recoger la derecha ante una izquierda impotente y encerrada en sí misma. En la izquierda hay todavía mucho hueco, le pese a quien le pese. Por otro lado, personalmente confieso que tengo miedo de que Podemos sea el PSOE de nuestra generación, que al principio encandile a la gente con un discurso en apariencia radical y efectista pero, sin un programa y una base ideológica definida, vaya claudicando y al final se haya cambiado todo para que nada cambie. Escuchar al Felipe González de los 70 era pensar casi en la revolución, y hoy disfruta de su yate y del entramado económico-ideológico neoliberal tras privatizar medio país durante sus años de mandato. Pero este mismo miedo lo tengo con IU.

En definitiva, Podemos empieza con muchas sospechas: el papel de Izquierda Anticapitalista, la continuada presencia mediática en cadenas como Cuatro o la fusión del proyecto en gran medida con el diario Público, artífice de uno de los EREs más brutales y sucios de los últimos años, algo contradictorio con pedir boicot a Coca-Cola o criticar otros despidos masivos. Se asumen contradicciones en aras de lograr un beneficio mayor. ¿Ocurrirá lo mismo en la política? ¿Se dejarán los principios de lado cuando convenga? Dudas, dudas y más dudas.

Ya lo avisé al principio: no tengo el tema nada claro. Dejemos que ande, a ver qué pasa.

Anuncios

Acerca de Eduardo Muriel

Periodista y comunicador social. Actualmente vivo en Barcelona y desde allí colaboro con La Marea y escribo una columna en El Correo Extremadura

Comentarios

8 comentarios en “Podemos, entre el miedo a la traición y a lo desconocido

  1. Han hablado también de cargos revocables.
    Me parece un buen proyecto que puede aglutinar votos que, muchísimos de ellos, no irían a IU.

    Publicado por jubilado | 9 febrero, 2014, 22:55
  2. Creo que lo más sensato es esa sensación de prevención frente al ilusionante pero pendiente de articulación del tandem Mondero/Iglesias más todo el grupo que aparentemente llevan años preguntándose cómo, desde una izquierda más que radical, llegar a ganar unas elecciones y poner en marcha un gobierno de poder popular y de izquierda.

    Hay cuestiones que me parecen interesantísimas, y creo que escuchar con atención a Pablo en las partes más llenas de miga (análisis político) da pistas. De repente me encuentro en una especie de post-neolengua en la que se dota de contendo radical a enunciados aceptados pero vacíos. Por ejemplo dejar de enarbolar ‘izquierda’ para sustituirla por ‘sentido común’, o llamar ‘patria’ a todo aquello que implicaría la defensa y el bienestar de los españoles, especialmente los más desfavorecidos.

    Sin duda es pronto, no se sabe como va a acabar esto y está todo por hacer. Pero hoy por hoy lo que soy capaz de ver como más cercano a un planteamiento de empoderamiento popular, de ‘todo para el pueblo pero con el pueblo’ es lo que parecen intentar desde podemos. En un país tan lleno de pasividad e individualismo no va a ser ni fácil ni rápido, pero desde el 15M para acá hemos sido capaces de andar bastantes caminos colectivos con compromiso radical de clase (trabajadora). Este es, probablemente, otro peldaño más.

    Para que cualquiera se pueda formar su propio juicio alrededor de Pablo Iglesias he preparado en el blog una compilación de 5 vídeos que arrancan en junio de 2012 y terminan esta semana en el mano a mano con Alberto Garzón http://perroflauteando.wordpress.com/2014/02/09/videos-pablo-iglesias-turion-algunas-luces/

    Publicado por LuisWSev | 10 febrero, 2014, 0:18
  3. Que Podemos llegue lo más lejos posible, siempre y cuando logre servir (es decir, prestar servicio exclusivo) al pueblo. Pero si no lo logra, sólo espero que en su caída o petrificación dentro del parlamentarismo no arrastre consigo a la buena labor y las buena personas que hoy prestan un gran esfuerzo a proyectos sociales y políticos tan útiles y necesarios para la cohesión social y el empoderamiento ciudadano precisamente por mantenerse ajenas al electoralismo.
    En este texto de Malatesta que comparto, de muy sencilla lectura, se profundiza en este aspecto y en muchos otros:
    http://www.blackblog.es/tiempo-de-elecciones/

    Publicado por danielico78 | 10 febrero, 2014, 10:15
  4. Hola Eduardo.
    Dices: “Hay que apuntar que, tras la presentación de Podemos, hace unas semanas, el joven diputado de IU se puso en marcha y anunció que encabezaría una campaña por la revolución social y democrática”.
    Eso no es correcto.
    El proyecto que encabeza Alberto Garzón en el seno de IU se venía gestando desde mucho antes de que apareciera Podemos. Además, los impulsores de Podemos sabían que Alberto estaba trabajando en eso porque él mismo lo había compartido con ellos en el marco de la amistad que les une.
    Sin embargo, ellos (Podemos) decidieron ocultarle a él que preparaban Podemos, una actitud muy poco edificante, especialmente cuando dicen que buscan la convergencia.
    Esto que cuento puede leerse en http://www.cuartopoder.es/alsoldelacalle/alberto-garzon-iu-se-puede-permitir-el-lujo-de-ser-un-partido-democratico/1448

    Publicado por Héctor | 10 febrero, 2014, 10:42
  5. Hola Eduardo:
    Es curioso, pero hace dos semanas estuve en una charla de A. Garzón y tuvo suaves y razonadas críticas a 15M al cual él perteneció y que integra Podemos en su ideología y discurso. Las críticas eran las que yo misma hacía entonces, el llamamiento a la abstención que conllevó el “no nos representa” entre las gentes de izquierda. Determinante o no en el resultado final de aquellas elecciones municipales y en las generales.

    También, como buen comunista, realzó lo órganico como base de democracia de las organizaciones y como fórmula para que los dirigentes como Pablo Iglesias cuando sea Eurodiputado, puedan ser sometidos a fiscalización por los votantes y los ciudadanos en general.

    Es verdad que surgen muchas dudas en cuanto a la fórmula que Podemos significa, y no todas tienen fácil respuesta. Yo al menos, como tú, no las tengo. Lo que si es claro es que si consigue levantar de los sillones a los abstencionistas de las mareas y 15M en las elecciones europeas ya ha superado una de las principales pruebas de Hércules. Después llegará la convergencia con IU, casi seguro en lo programático y las acciones. Ni Iglesias ni Garzón la descartan en ningún momento.

    Hay una dificultad que puede encontrarse Podemos, y es que no hay que olvidar que en los colectivos sociales que integra Podemos, como la Marea Blanca coexisten personas de todas las ideologías. Son colectivos corporativos en su mayor parte y procedentes incluso de Sindicatos de distinto signo político.
    Enhorabuena por el artículo

    http://enelreves.blogspot.com.es/2014/01/19-1-2014-rosarodriguez.html

    Publicado por Rosa Rodríguez | 10 febrero, 2014, 15:08
  6. Lo evidente es que, como apuntáis casi todos, “Podemos” es, hoy por hoy, solo una incógnita. Cualquier cambio trascendental en la Humanidad empezó por incógnita. Sin embargo, por lo poco que sé, Pablo Iglesias se esfuerza en hacernos ver a todos que el proyecto o es ilusionante o no es nada. Recalcó con mucho énfasis en su “mano a mano” con Alberto Garzón que el mayor favor que se podría hacer al inmovilismo y continuismo que reside en el bipartidismo PP-PSOE es promover una alternativa electoral entendida tal alternativa como suma de siglas. Tal experimento, ya lo tienen calculado sobradamente, no rebasaría un 20%. Por ello, siguió insistiendo, una propuesta con vocación ganadora ha de ser “otra cosa”, algo distinto a un suma y sigue de siglas. En ese sentido, subrayó que todos debemos dejar de mirarnos el ombligo. Debemos guardar en el baúl nuestras viejas consignas, nuestros viejos símbolos, nuestros himnos y nuestros manifiestos porque la gente no quiere (esto lo añado yo) “historias del movimiento obrero” ni asistir a dialécticas interminables sobre la pureza ideológica que todos pretenden destilar. Se trata ahora de algo muy distinto. Se trata de ofrecer a la ciudadanía un mecanismo donde canalizar el cabreo, la rabia y la indignación. Se trata de dar voz a la calle para que se pronuncie sobre cuales son sus prioridades. Se trata de que lo que catapulte a los ciudadanos sea su propia iniciativa cargada de ilusión. Hemos de presentarnos, los que nos sentimos de izquierdas, desnudos ante la ciudadanía, ligeros de equipaje y recoger esa energía ilusionante. A partir de tal fenómeno, de una ciudadanía ilusionada en un proyecto, cualquier cosa es posible. Tan solo se me ocurre añadir un pequeño detalle: La plasmación en clave electoral de esta marea ciudadana ha de concretarse en un programa irrenunciable e innegociable y ha de recogerse garantías de control sobre los electos.

    Publicado por Jose Mª Lafora Ballesteros | 10 febrero, 2014, 20:41
  7. Muy interesante el artículo por cuanto describe sin pasiones como vive el mundo “Podemos” su propia iniciativa y las presiones sociales que recibe tanto en la red como de otras organizaciones sin tener prácticamente nada preparado mas allá del cuadro mediático con el que “vender su oferta”.

    Lo bueno de no tener el guión escrito es que hay posibilidad de sugerirlo y hasta ahora es preciso reconocer que el impacto positivo que está causando les está llevando a hacer algo mas que presionar a IU, que era lo único que estaba claro desde el principio. Así la Democracia Participativa no estaba en el guión y ya se habla de primarias abiertas y participación virtual e incluso Wiki para el programa.

    Y también su parte indefinida como es como van a funcionar y coordinarse los círculos, algo que no llegó a conseguir su alter ego previo Alternativas desde Abajo. Y saldrá si no ha salido… cuales son sus garantias de que no harán como todos los partidos clásicos de olvidar al día siguiente cuanto habían dicho.

    Habrá mas sorpresas sin duda, ojalá sean porque Podemos sigue su evolución positiva mostrandose sensible a la presión social por la unidad

    Publicado por jivago | 10 febrero, 2014, 22:23
  8. Dudas? Claro que hay dudas, las hay y seguirá habiéndolas, o acaso cuando alguien vote en las próximas elecciones a PP, PSOE, IU, etc. no dudará? Dudará de si cumplirán con su programa, dudará de si las personas que se presentan son legales o corruptas, dudará de si realmente hay unión dentro de esos partidos, dudará de cada uno de sus miembros… Todos dudamos, porque todos somos humanos, a veces cambiamos de opinión, nos equivocamos, algunos a veces mienten premeditadamente para conseguir otros objetivos, etc… Lo que para mí diferencia ahora mismo Podemos de otros partidos conocidos hasta ahora es que es una unión de personas que quieren ayudar y ofrecer una ILUSIÓN, que todavía no presentan un programa tangible porque quieren ser prudentes, para mí los diferencia su actitud actual, independientemente de lo que realmente puedan llevar a cabo en el futuro, o de que pueda estar más o menos de acuerdo. Ponerse todos de acuerdo en todo es imposible y se debe partir de esa base. A veces nos aferramos al “más vale malo conocido que bueno por conocer”, no sé si porque nos da miedo lo nuevo o nos causa desconfianza, pero una cosa está clara: no queremos que pisoteen nuestros derechos, no queremos lo que hay ahora, no nos ofrece ninguna ILUSIÓN.

    Publicado por Mónica Fernández Amor | 13 febrero, 2014, 10:18

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: